Comunicado de Juan Antonio a la Red Auriga


Estimados amigos de la Red Auriga:

Por primera vez, y de forma excepcional, me dirijo a todos vosotros de forma personal, como único programador de la aplicación Auriga y responsable de ésta.

Como la mayoría sabéis, inicié este proyecto hace más de 5 años en solitario, con recursos nulos y mucha, mucha ilusión. Los pilares básicos sobre los que quería sustentar todo, eran muy claros:

  1. Crear un producto sencillo para que cualquier pudiera manejarlo con facilidad.
  2. Construirlo siguiendo a rajatabla las exigencias de la marca, pero que también se ajustase a las necesidades reales de vuestros talleres. Para ello, se os ha escuchado en todo momento y todas, TODAS vuestras peticiones se han ido implementado con el paso del tiempo.
  3. Levantar una comunidad de usuarios con intereses conjuntos y un objetivo común: colaborar mutuamente y de forma solidaria en el desarrollo y mejora tanto de la aplicación, como de vuestros propios talleres, y así hacernos todos más competitivos.
  4. Y todo esto, con unos precios muy ajustados, más que asequibles, mucho más baratos que la competencia. Porque mi objetivo no era hacerme rico: era construir algo bonito, eficaz y útil, y vivir de ello.

Todo esto no ha sido ni está siendo un camino sencillo, sobre todo porque al partir de cero recursos, la carencia de éstos se ha suplido por un enorme trabajo constante y poco valorado por algunos de vosotros.

Desde el día que empecé hasta hoy, la Red Auriga ha sufrido una evolución enorme. Partiendo de la NADA, se han intentado conseguir los objetivos que os he citado anteriormente, a pesar de los muchos problemas que han surgido en el camino. Como en toda persona que monta un negocio y tiene una ilusión, a veces las cosas se ponen tan feas que se plantea tirar la toalla, y a mí me ha pasado.

Me ha pasado cuando, después de haberme tirado semanas enteras encerrado en casa, creando mejoras en la aplicación para vosotros, incluyendo peticiones vuestras, o simplemente puliendo errores, cuando después de haber renunciado a tantas y tantas cosas normales que todo el mundo hace, como salir con amigos a tomar algo, o simplemente pasar las noches durmiendo en vez de trabajando… Pues bien, cuando después de todo eso, hablo con alguno de vosotros por teléfono y oigo reproches, hasta el punto de decirme que no trabajo lo suficiente… en ese momento todo mi trabajo hecho pierde el sentido para mí y es cuando me pregunto si de verdad merece y ha merecido la pena usar mis años de juventud (que no se recupera) en construir algo en lo que veo un futuro, pero sobre lo que parece que no hay satisfacción general.

Este proyecto, para mí, no ha sido nunca ni será jamás un juego de niños, sino que es a lo que he dedicado mi vida en exclusividad durante los últimos cinco años. Es frustrante, pues, escuchar comentarios o leer mails que, por el tono, la intención con la que están escritos, duelen y mucho. Y no hay derecho, porque me he desvivido por la Red desde siempre, y no lo merezco.

La Red Auriga ha estado evolucionando como tal desde el principio, y aún estamos en fase de crisálida. Flaco favor hace al proyecto quien no lo ve como una comunidad solidaria con un fin de beneficio común, y en cambio antepone sus intereses personales al bien de todos. Porque amigos, si todos somos egoístas, esto no funciona, y optar por el camino de los reproches, las quejas continuas, la impaciencia, la incomprensión, incluso el poner trabas como dejar de pagar cuotas, no lleva más que al derrumbe de todo. Por cierto, en relación a esto último, os digo que si la razón principal de que no podamos atenderos todo lo bien que nos gustaría, es por nuestra carencia de recursos (que estamos solucionando en la medida de lo posible), pienso que la decisión de dejar de pagar las cuotas no ayuda para nada a que mejoremos, sino que nos crea más problemas internos. Así que en muy breve espacio de tiempo adoptaremos una serie de medidas para evitar esto.

Soy consciente que durante este tiempo ni yo, ni los compañeros que he tenido en cada momento, hemos hecho todo perfecto y siempre hemos tomado las decisiones ideales… pero no dudéis jamás que nos hemos esforzado al máximo y lo hemos hecho siempre desde la humildad y los recursos de los que disponíamos. Por eso, jamás aceptaré que ni a mí ni a ningún compañero mío se nos diga que no nos esforzamos, o que no trabajamos lo suficiente. Es inadmisible, y no se va a permitir.

Los que me conocen en persona, que sois muchos, sabéis que soy humilde y sincero. Por ello, os tengo que decir que necesito de verdad que hagáis cada uno de vosotros una reflexión sobre lo que os estamos aportando, la forma que tenemos de trataros, lo que recibís de nosotros y lo que vais a recibir en un futuro, y lo que os está costando. Reflexionarlo, compararlo con las demás opciones, y sobre todo reflexionar que nuestra filosofía es de comunidad antes que individualidad, sin olvidar esta última claro. Y de corazón, si después de reflexionarlo no lo veis claro, os pediría que, antes de aportar negatividad al proyecto, os planteéis adoptar otra solución que se adapte mejor a vuestras necesidades y forma de trabajar. Eso sí, estoy completamente seguro que los que decidáis continuar para delante con nosotros (que espero seais todos), os vais a ver recompensados durante mucho tiempo con un producto que ha cumplido los objetivos que os he señalado al principio. Pero os pido un favor: si continuáis con nosotros, por favor que se vea el cambio de actitud a positivo, porque si no, estaríamos igual. Ni que decir tiene que esto va dirigido a quien está descontento con nuestro trabajo, que por suerte no es la mayoría.

En definitiva, mis compañeros y yo, no tenemos otro objetivo que cuidaros, daros lo mejor, aportaros todo lo que podamos para vuestro beneficio. Pero al igual que nosotros os cuidamos, vosotros nos tenéis que cuidar también a nosotros. Porque si nos hacéis caer entre todos… esto se acaba, y de forma personal os digo que en estos últimos meses mi rendimiento ha bajado mucho precisamente por la actitud de algunos de vosotros, destructiva y que no aporta nada. Yo no quiero reprocharos nada, sólo quiero que esto cambie, por mi salud y bien personal y por el futuro de este proyecto del cual, por suerte o por desgracia, soy un pilar fundamental.

Para terminar, os reitero mi esperanza y optimismo en el futuro de la Red Auriga. Existen aún muchas ideas por implantar y que iréis viendo y disfrutando poco a poco, innovadoras, que os van a gustar. Mis compañeros y yo tenemos mucha fe e ilusión en esto, y quiero trasmitíroslo.

Gracias el tiempo invertido en leer esto, un abrazo.

JUAN ANTONIO VILLEGAS – RED AURIGA

PD: Reflexionad!!!

Deja un comentario!!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .